Nuestro Archivo de Artículos - Jul.2015

Cuba se prepara para visita masiva de turistas norteamericanos

Miércoles, 15 Julio 2015Noticias
Cuba se prepara para visita masiva de turistas norteamericanos
Cuba se alista para una avalancha de turistas estadounidenses, la preparación cuenta con proyectos para ampliar puertos, aeropuertos y plazas hoteleras, sin embargo permanecen las dudas sobre si sus infraestructuras soportarán esa presión. Luego de que el presidente de EE. UU. Barack Obama, flexibilizara las restricciones a los viajes, unos 88.900 estadounidenses han viajado a Cuba, un 54 % más que en 2014, porcentaje que podría continuar creciendo hasta finales de año. Expertos pronostican que la llegada de visitantes estadounidenses podría aumentar hasta un 70 %, ya que el último trimestre del año es temporada alta en la isla, además se espera que en septiembre empiecen a operar los ferrys de Florida a Cuba, puesto que ya existen seis compañías que han obtenido las licencias de Estados Unidos. "En el último trimestre se pueden batir récords. Ya habrá embajada, relaciones diplomáticas plenas y puede ser que el Congreso elimine la prohibición de viajar a Cuba a los estadounidenses", dijo Omar Everleny, del Centro de Estudios Económicos Cubanos. El Comité de Apropiaciones del Senado aprobó hace unas semanas el levantamiento de la prohibición de los viajes a Cuba; una medida que podría hacerse realidad antes de fin de año, ante el notable apoyo bipartidista. "Si las visitas de estadounidenses se incrementaron tanto sólo con algunas facilidades, si finalmente se autoriza su entrada a Cuba como turistas antes de fin de año la avalancha puede ser extraordinaria", aseguró Everleny. El problema es que, al menos en La Habana, la capacidad hotelera no puede asumir tal afluencia de visitantes, por lo que la isla ya proyecta la construcción de nuevos hoteles en la capital. El grupo hotelero estatal Gaviota anunció que junto con la cadena francesa Bouygues, construirá tres nuevos hoteles en La Habana Vieja, con el objetivo de posicionar La Habana como uno de los principales destinos turísticos del Caribe. Altos directivos de la cadena hotelera norteamericana, Marriot, visitaron la isla, pues se encuentran interesados en establecer negocios en este lugar, por lo cual están adelantando contactos para estar listos cuando se levante el embargo. Por el momento la solución han son los alojamientos privados, unas 19.800 habitaciones en todo el país, el 70 % de las cuales se concentra en La Habana, ya que "muchas cadenas hoteleras están llegando a acuerdos con esas casas para dirigir allí a los turistas cuando no tengan capacidad", cuenta Everleny. "No sólo se trata de ampliar las plazas hoteleras, sino de mejorar las instalaciones y el servicio en los hoteles, ya que la mayoría no cumplen con las expectativas del exigente cliente estadounidense", explica. La buena noticia es que para muchos estadounidenses las casas particulares son la opción ideal porque les permite saborear al máximo la experiencia de visitar un país que para ellos ha sido "la fruta prohibida", contó Daniel French, de Blanco and Wilson International, una touroperadora que organiza viajes a Cuba. "Para ellos, Cuba ahora es la novedad y les gusta alojarse en casas particulares, dormir en una casa cubana, compartir con los cubanos, desayunar con ellos y hablar del día a día", relató. Cuba no solo se prepara en materia hotelera, sino que también se han iniciado trabajos en el antiguo puerto de La Habana para construir un terminal para recibir a los ferrys de Florida, estos podrán transportar a casi 1.000 pasajeros. De momento, ya tienen la licencia de EE.UU. para ofrecer este servicio las compañías de Florida, Havana Ferry Partners, Baja Ferries, United Caribbean Lines, Airline Brokers Co, International Port Corp; además de America Cruise Ferries, de Puerto Rico y la española Balearia. También está previsto que para 2016 llegue a La Habana el primer crucero de grandes dimensiones, de la empresa Florida Carnival, con capacidad para 710 pasajeros, que podría atraer unos 37.000 viajeros anuales en su nuevo itinerario a República Dominicana y Cuba. Así mismo se está trabajando en la ampliación del aeropuerto de La Habana ante el interés de numerosas aerolíneas de Estados Unidos de operar vuelos directos a la isla desde Miami, Orlando, Tampa, Nueva York, Houston y Nueva Orleans. Estas mejoras buscan dinamizar el turismo en la isla, la segunda fuente de ingresos del país con 2.600 millones de dólares en 2014.

Cuba no es un país fácil para invertir, pero vale la pena

Miércoles, 01 Julio 2015Noticias
Gregory Biniowsky
Gregory Biniowsky quizás sea uno de los canadienses que más y mejor conozca a Cuba. Este abogado, asociado ahora con el bufete Gowlings, lleva viviendo aquí más de 24 años. Su hija y esposa son cubanas y él asegura sentir como canadiense y cubano, no como un canadiense que trabaja en Cuba. Ese amplio y profundo conocimiento sobre la idiosincrasia de este país le ha permitido asesorar durante más de una década a diversos proyectos de inversión extranjera o cooperación internacional, procedentes no solo de Canadá. Desde su oficina, que también forma parte de su hogar, puede verse la Lonja del Comercio y, detrás, parte del Malecón. Es un sitio especial, en La Habana Vieja, y, aunque tal vez no sea necesario, porque Gregory es un excelente comunicador, la comodidad de la casa ayuda a que el diálogo fluya fácilmente. **PW**.- ¿Qué pueden esperar de Cuba los potenciales inversionistas? **GB**.- Cuba es un país sui géneris. No es tan “investor friendly”, como México o Colombia, por ejemplo, que han hecho una legislación que facilita la inversión, casi sin otras prioridades. Cuba no es un país fácil. Aquí hay un gobierno nacionalista, que todavía tiene mucho interés en regular y controlar la economía. No es un gobierno que ha entregado su economía al mercado libre a ver qué sale. Esto creo que es bueno. Hoy muchos países de Latinoamérica tienen gobiernos de izquierda, porque los ciudadanos rechazaron el modelo neoliberal que planteaba “dejar que el mercado decidiera”. Creo que es positivo que el Estado se mantenga fuerte y juegue un rol regulador. El inversionista canadiense que está interesado en Cuba tiene que estar preparado para un país donde las prioridades son muy diferentes a las de otras naciones. Aquí lo social es más importante que lo económico. Trato de sensibilizar al empresario canadiense con eso. Todavía Cuba está en el proceso de pulir, mejorar y perfeccionar su sistema legal respecto a la inversión extranjera. La nueva Ley de inversión es un avance con relación a la anterior, aunque creo que hay cosas que se deberían mejorar, entre ellas, por ejemplo, la contratación directa de trabajadores; pero esas son cuestiones políticas del Estado cubano. El inversionista tiene que entender que Cuba no tiene muchos años de experiencia con la inversión extranjera. Está todavía en un proceso de aprendizaje. **PW**.- ¿Qué les dice a sus clientes? **GB**.- Cuba es un país difícil y complejo; pero tiene varias características muy atractivas que, básicamente, neutralizan las desventajas. Entre las ventajas está que la población es la más educada en las Américas. Existe una gran cantidad de profesionales disponibles para contratar. En otros países tienes que pasar mucho trabajo buscando gente calificada. Este es un país donde la corrupción de alto nivel es bastante baja, comparado con otros países. La organización Transparency International, que clasifica a las naciones de acuerdo con el nivel de corrupción, coloca a Cuba en un lugar positivo en la lista y esto es bueno para los inversionistas. Cuba es un país seguro y estable políticamente. Pero las dos cosas más atractivas del mercado cubano son que, primero, el gobierno ha reconocido que necesita una reestructuración económica fundamental, para lograr más eficiencia e incentivos. Es una aproximación pragmática. Cuba ha dicho al mundo que necesita dos mil millones de dólares anuales de inversión extranjera para mantener niveles de crecimiento, y segundo, los Estados Unidos dentro de poco van a levantar el Embargo contra Cuba, desatando mucha actividad económica en la Isla. **PW**.- ¿Trabas para la inversión foránea? **GB**.- A veces la barrera es la burocracia. En ocasiones salen iniciativas desde el liderazgo político más alto en Cuba, pero cuando llega la implementación, merma un poco, porque la burocracia demora más en cambiar. No obstante, veo a un gobierno con una voluntad para hacer los cambios pragmáticos para mejorar la economía. Siempre digo al cliente: olvídate del cambio de régimen o conversión al capitalismo neoliberal. Creo que el caso de Cuba será más parecido al de Vietnam, o sea, una evolución de más pragmatismo económico. La parte política evolucionará mientras mejoren las relaciones con Estados Unidos. **PW**.- ¿Perspectivas después del 17D? **GB**.- La parte económica evolucionará. Este es un país que por 25 años de Período Especial su economía estuvo en estado de supervivencia y todavía no ha recuperado los niveles de dinamismo de los años ochenta. Ahora está viendo el comienzo del fin del Embargo estadounidense. Cuando este Embargo sea eliminado, eso liberará una fuerza económica que impulsará a Cuba. Eso es inevitable. Las proyecciones indican que cuando se levanten las restricciones de viaje de los Estados Unidos, que no es el Embargo, la llegada de estadounidenses alcanzará los tres millones anuales, por encima de lo que recibimos ahora. Cuba no está lista para eso, necesita inversión y comercio en gran escala para prepararse. **PW**.- ¿Por qué invertir en Cuba ahora? **GB**.- Existe una oportunidad de 2 a 5 años. En este período creo que el Congreso de Estados Unidos eliminará el Embargo y vendrán las empresas estadounidenses con todo su capital y, por tanto, crecerá la competencia. Entonces este es el momento para las empresas canadienses de invertir en Cuba y comenzar a hacer negocios. Lo anterior lo sustento en varias razones: primero, el gobierno cubano es quien decide, al final, quién invierte y quién no. Uno de los filtros principales es el político. Las autoridades tienen que confiar en el inversionista. Esto es una cosa que demora. El inversionista puede venir con la mejor propuesta de negocio, con una cuenta bancaria enorme, pero si el gobierno cubano no confía en él, no van a hacer negocios. Cuba es un país muy cauteloso. Entonces los inversionistas tienen que comenzar ahora a familiarizarse con el terreno y la idiosincrasia cubana. Esto también demora en aprenderse. Comiencen ahora, porque es un proceso lento y, cuando se levante el Embargo, ya tendrían sus negocios funcionando. Esto significaría una ventaja sobre los americanos. **PW**.- ¿Crecerá la economía de Cuba? **GB**.- La economía cubana va a despegar. Primero con el turismo, pero también porque este es un país que tiene más educación y recursos humanos que ningún otro de la región. Además, está la Zonal Especial de Mariel, que será uno de los lugares más atractivos para la manufactura de valor añadido. Una maquiladora, donde la gente está haciendo ropa u otros productos sencillos, como sucede en tantos otros países de la región, en Cuba no tendría tanta importancia; pero cosas de biotecnología, ingeniería, y otras actividades con gente de alta preparación técnica y profesional, que son más valor añadido, sí funcionarían. El turismo será el empujón, pero después habrá otros sectores que también serán interesantes. Cuba es la mayor isla del Caribe, con una enorme cantidad de tierra fértil, que no se está aprovechando por la escasez de capital y de inversión. Cuba no es un país fácil para invertir, pero vale mucho más la pena. Tú puedes invertir en otro país latinoamericano y es fácil; pero, después, ¿qué? No hay espacio para crecer. Quedan allí estancados, porque para crecer una nación necesita educar a su pueblo y eso demora generaciones. Tiene que eliminar la corrupción y la violencia y todo eso es muy difícil. Esos países están al tope; mientras Cuba está en la pista de despegue, porque tienes esas cosas sociales resueltas. El inversionista en Cuba tiene que ser de largo plazo. Aquí no hay dinero rápido. No hay caminos cortos. Hay que jugar con las reglas de Cuba; pero siempre digo a mis clientes, mira al país, su potencial. Vale la pena, a pesar de los pesares.

Indice por Fecha