Castillo de San Pedro de la Roca

Atracciones Turísticas

La explotación del oro y el cobre, inicialmente, y el cultivo del café (introducido luego por oleadas de emigrantes franceses) fueron en épocas de la colonia los principales rubros económicos de una ciudad que, asediada por corsarios, piratas y enemigos de la metrópoli española, requirió de intensos trabajos de fortificación, cuyo más alto exponente, el Castillo de San Pedro de la Roca, fue declarado por la UNESCO en 1997 Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Los santiagueros lo identifican sencillamente como el Morro y conocen que junto al Castillo de La Estrella y la batería de La Socapa forman parte del mayor y más completo ejemplo de ingeniería militar renacentista europea aplicada a las condiciones del Caribe por una potencia colonial.

Al amparo de semejantes fortificaciones creció Santiago de Cuba, en cuyo centro histórico mantienen su esplendor valiosos exponentes de la arquitectura colonial "de fuerte tradición andaluza y morisca" sobresaliendo la casa de Diego Velázquez, considerada la más antigua de la Isla, y la Catedral Metropolitana, ambas edificaciones muy cercanas a las dos arterias más populares de esa urbe: las calles Enramada y Padre Pico.